Categoría: ⇪De red en red

Mundo red

La vida es aprender y la idea de aprender no es solo recapitular lo aprendido, sino también comprender. Esta era que genera un ecosistema afín al conocimiento, se puede concretar con una cuestión interesante: ¿Qué importancia tiene estar conectado?

Todo este paraíso de información no significa conocimiento, pero sabiendo gestionar la idea principal de “entender para aprender” se deduce que conocimiento implica aprendizaje y este hecho se origina dentro o fuera de la red. Las posibilidades de aprender (si es que ese es el cometido) en este mundo en red, son enormes y sin limitantes.

mundored

Estar “conectado” es más que tener una luz verde en el ciberespacio. Hay que volver a replantearse la pregunta, y es que todos estos cambios que se están produciendo respecto a lo “masivo”, “tecnológico” y “abierto” afectan todos los contextos posibles del aprendizaje, desde el dónde y con quién se aprende, cuándo , qué, cómo y para qué se concreta esa tarea.

Un término indispensable en este contexto es la interacción. La interacción permite en todas sus formas acortar la distancia entre una persona que busca descubrir nuevos espacios, con otra que tiene esa misma intención y un poco más. Esto es importante porque se concretan relaciones dentro de la red para así propiciar desarrollo interesante en los procesos de aprendizaje. Es ahí donde se unen los intereses y capacidades para generar actividad, consolidando las habilidades y la diversidad de ideas.

El conocimiento que se produce en un entorno informal como lo es Internet es rico si se renueva y se alimenta con pluralidad y organización. Si en un entorno se construye en red, estará presente la colaboración, puesto que el conocimiento es una actividad social y lo que ahí se produzca tendrá un enorme potencial, pues cuando una idea sale de un referente así, la idea se expande, se agudiza y por supuesto, ya no regresa.

Estar conectado, estar en red o habitar en un mundo en red puede tener connotaciones distintas pero no del todo imprudentes, porque nosotros somos los que hacemos posible esa red.

En todo momento estamos aprendiendo, no importa en qué estado (online / offline), es parte de nuestra naturaleza.

Tú, ¿estás conectado? 

mrf

 

 

➺ | Comunidad en red y en la red |

Quiero compartir en esta temática de “red en red”, un tema que implica la valía dentro de un aprendizaje en red y generado en la red: las comunidades virtuales.

Una comunidad virtual puede definirse como un grupo de personas que proyectan objetivos en común en los espacios virtuales, donde crean y comparten conocimiento para propiciar aprendizaje. En esa experiencia se crean vínculos e ideas desarrollando espacios dinámicos en el ciberespacio. Formar parte de una comunidad virtual es una forma de decirle al “mundo red” que tu conocimiento no es tuyo y por eso lo compartes.

La presentación siguiente es una mecánica de estudio sobre una comunidad que enfocó sus prácticas y discusiones en un grupo formado en la plataforma social Facebook, llamado: “Comunidad IntarProlog”. La comunidad se enfoca en estudiar temáticas relacionadas con un lenguaje de programación utilizado en la Inteligencia Artificial: Prolog, [este blog cuanta con una categoría referente a ese tema: “Provisión Prolog”]

Esta comunidad virtual tiene la intención de contribuir y participar en la generación de conocimiento en los espacios virtuales. Una comunidad que potencia el aprendizaje virtual, que desarrolla conocimiento colectivamente. La utilidad de esta aportación es una pequeña parte de todo lo que representa un aprendizaje tejido en red y en la red.

Un mundo red.

La tan mal llamada “moda” o subestimado término de: La era digital, tiene muchos conceptos por explicar. Si ya de por sí la incertidumbre es el concepto que causa drama y descontento en algunos sectores de la sociedad, por aquello de: “lo apremiante es lo seguro y luego lo seguro”, deja una visión más que futurística, diversa y cuestionable, ampara la búsqueda de nuevos horizontes que fortalezcan esa incertidumbre.  Sí, esa inquebrantable inquietud de buscar un mañana prometedor y además pensar en red y en la red.

Creo que pensar es cuestión indiscutible en la vida de cada individuo, hacerlo con retención sugiere un atasco de ideas. Y las ideas son lo que nunca deja de fluir en la cabeza del ser humano (ese ha sido propósito de siempre). Con los nuevos entornos de esta era digital, esas ideas pueden esparcirse en cuestión de segundos, y de muchos a muchos y luego a otros tantos más. La pregunta aquí sería la siguiente: ¿estamos dispuestos a compartir para departir?

Hoy día jugamos un protagónico que requiere de responsabilidad y de sentido cooperativo, debemos darnos cuenta que ahora sí sabemos que no sabemos nada y que nuestra condición de emprender nuevos caminos y terminar con grises usanzas dependerá en gran medida con ser capaces de poder aprender lo que necesitamos para mañana, definiendo y actuando hoy.  El cúmulo de conocimientos podrá ser un referente, pero no necesario, podrá ser útil, pero no determinante. Abramos nuevos rumbos que permitan ir explorando, ir construyendo, tejiendo objetivos, valorando paradigmas, debatiendo ideas, compartiéndolas y prosperar en el camino, porque en este tiempo lo que sí es seguro es que lo seguro se diluye.

Los nodos de comunicación, nosotros, los que hacemos posible la vida en la red, los que llevamos nuestras vidas como una extensión dentro de la red de redes, para dar un sentido y finalidad a la misma, ¿estamos replanteándonos los caminos transitados?, ¿somos verdaderamente capases de auxiliarnos en nuevos conceptos, en nuevos contextos y en numerosos cambios?, ¿estamos en red, por qué y para qué?, ¿somos conscientes de lo que implica estar conectado?

La tan nombrada sociedad del conocimiento, nos empapa de preguntas sin respuestas definidas…

cerebrto1